donostiakultura.com
Donostia Kultura
Usted está en » Inicio  » Biblioteca Municipal

Biblioteca Municipal

HISTORIA

Biblioteca MunicipalLa primera Biblioteca Pública donostiarra responde a una iniciativa muy temprana: ya en 1844 Sebastián de Miñano ofreció su propia colección de libros como donativo. Sin embargo, Miñano no vio su proyecto realizado y fue treinta años más tarde, en 1874, cuando se inauguró la Biblioteca en la calle Andía, siendo su primer director José López de Aizpuru.

Su sucesor, José de Manterola y Beldarrain, consiguió dar un fuerte impulso a la Biblioteca creando lo que él mismo denominó Sección Especial Bascongada.

Más tarde, Ricardo Baroja, fundador del periódico El Urumea fue nombrado director de la Biblioteca. A su muerte fue sustituido por Antonio Arzac Alberdi. El bibliotecario Arzac confeccionó el primer catálogo impreso de la biblioteca.

En 1910, siendo director Francisco López Alen, la Biblioteca se trasladó al edificio de la Escuela de Artes y Oficios, en el actual edificio de Correos en la calle Urdaneta.

Siendo director Práxedes Diego Altuna hasta 1931, la biblioteca se enriqueció por la donación realizada por D. Fermín Lasala y Collado, Duque de Mandas, que poseía una biblioteca de aproximadamente 10.000 volúmenes, con revistas como Gazette Nationale ou Le Moniteur Universel y Revue des Deux Mondes.

Sala Maria Cristina

En 1932, con Rufino Mendiola como director, la Biblioteca se trasladó al convento dominico de San Telmo y, finalmente, en 1951, a la antigua Casa Consistorial en la Plaza de la Constitución. Un aspecto novedoso fue la creación de la Biblioteca Infantil. Rufino Mendiola fue director de la Biblioteca hasta 1960.

La Biblioteca mantuvo su carácter de conservación e investigación hasta el año 1986 en que se inauguró el servicio de préstamo. Al año siguiente, en 1987, se abrieron las bibliotecas de los centros culturales de Okendo y Casares.

En 1992, Susana Soto Aranzadi sienta las bases de la Red de Bibliotecas Municipales de Donostia Kultura, Red que hoy cuenta con una Biblioteca Central, ubicada en tres edificios (la Biblioteca Infantil en la calle Fermín Calbetón desde el año 1994; la Sección General en los bajos del Ayuntamiento, en los jardines de Alderdi Eder desde 1999, y el edificio de la plaza de la Constitución que alberga las oficinas del Servicio Bibliotecario y la Unidad Técnica Central, donde se centraliza el proceso de adquisición y catalogación y otras doce bibliotecas distribuidas en los distintos barrios de la ciudad.

El edificio de la plaza de la Constitución alberga actualmente, además, las oficinas de Donostia Kultura. La asignatura pendiente es hoy la reunificación de la Biblioteca Central en un único edificio que pueda hacer frente a los retos del siglo XXI.


HEMEROTECA

Portada de la revista "Blanco y Negro" Portada de la revista "San Sebastián"

Rufino Mendiola vio la necesidad de crear una HEMEROTECA, ya que la Biblioteca había conservado una importante colección de periódicos y revistas, en su mayoría locales, de fines del siglo XIX.

Finalizadas las guerras carlistas, la prensa vasca y, sobre todo, la guipuzcoana, conoció un notable crecimiento. Hasta esa fecha, las publicaciones habían sido escasas y de corta duración.

Entre 1810 y 1879 se registran 100 publicaciones de las que 72 se iniciaron durante el último cuarto de siglo. Entre estas últimas, algunas de más duración como:

Destacan dos diarios que comenzando a publicarse en esos años, La Voz de Guipúzcoa (1885) y La Constancia (1897), llegaron hasta 1936.

En el campo de las revistas, hay que mencionar Euskal Herria, que fundada por José Manterola, se publicó durante 39 años.

Ya en el siglo XX, a La Constancia, La Voz de Guipúzcoa y El Correo de Guipúzcoa les sigue El Pueblo Vasco (1903-1936), luego vino El País Vasco (1923-1930) y El Día (1930-1936). Así, durante la II República, Gipuzkoa tuvo cuatro diarios: La Voz (republicano), La Constancia (carlista-integrista), El Pueblo Vasco (que evolucionó desde la línea pro-monárquica a otra más favorable al Estatuto) y El Día (autonomista). Los cuatro dejaron de publicarse en julio de 1936 y en su lugar publicaron Frente Popular hasta la llegada de las tropas franquistas.

En el campo político-sindical cada agrupación trató de mantener su propia publicación. Así Gipuzkoarra, en 1931, y Kendu! en 1933, fueron revistas nacionalistas; Tradición vasca (1931-1932) y El Fuerista (1932-1934), de los tradicionalistas, mientras que Tierra Vasca (1933-1936) fue el órgano de Acción Nacionalista Vasca. En el campo sindical coexistieron >Euzkadi Roja (1933-1936), Guipúzcoa Obrera y Euzko Langile (1935-1936). Hubo también revistas anarquistas como Sin Dios (1932) y Crisol (1935-1936).

Entre las revistas culturales hay que destacar las figuras de Julio de Urquijo, que en 1907 fundaba la Revista Internacional de los Estudios Vascos (1907-1936) y la de Gregorio Múgica, fundador de Euskal Esnalea y Euskalerriaren Alde, revistas que dejaron de publicarse tras su muerte en 1931.

Tomando como base este fondo de carácter local, más otra amplia colección de revistas y diarios españoles y extranjeros, se formó la HEMEROTECA. En el año 1992, debido a la importancia de la misma, se publicó el catálogo impreso, elaborado por Arantxa Arzamendi bajo la dirección de la entonces directora Eulalia San Agustín Barraca. Ya en aquel momento contábamos con 433 publicaciones cerradas y 133 abiertas. Hoy sigue creciendo en número con un total de 977 publicaciones catalogadas en el SIGBD de la red de bibliotecas (AMICUS). En estos momentos se recogen publicaciones de muy diversa índole, por una parte las de interés general y divulgativo, y por otro las revistas especializadas. A estas se añaden también las publicaciones de carácter local.

Para facilitar la consulta de la prensa donostiarra del siglo XIX se llevó a cabo en colaboración con la Universidad de Deusto el proyecto Egunez egun, vaciado mediante descriptores de los contenidos de los distintos títulos conservados en la Biblioteca.

Un aspecto importante es el de la conservación de las colecciones, en muchos casos únicas, que continuamente son consultadas por investigadores y público en general. Como respuesta a esta necesidad surge Hemeroteca digital que pretende acercar a través de Internet el patrimonio bibliográfico donostiarra no sólo a los investigadores sino también al público en general.

Biblioteca Municipal Central - Alderdi Eder, 1 - 20004 Donostia - Tfno: 943 48 14 88 - Fax: 943 48 14 90
Accesibilidad | Mapa web | Aviso legal
DonostiaDonostia Kultura

Fecha de creación: 01/08/2007  |  Fecha de actualización: 17/09/2014